Primeros días de una nueva etapa.

Este año va a ser distinto en todos los aspectos, y de todos ellos aprenderé cantidad de cosas, viviré nuevas experiencias y creceré como persona ya que de estatura va a estar difícil, pero quién sabe: la cerveza hace milagros.

El primer post será largo, pero prometo no explayarme en próximas retransmisiones y poner fotos.

Llegué el miércoles pasado al Aeropuerto de Dortmund vía Barcelona (donde tuve una experiencia del tipo “pero qué shico que éh er mundo”), nos estaba esperando un chico de la ISM que nos asignaron con el “Pick Up Service” de mi escuela con un cochazo. La cara le cambió al ver nuestro equipaje, pero al final entró y nos trajo a la residencia hablando de lo que nos íbamos encontrando a cada lado de la carretera.

La residencia tiene tres bloques de apartamentos individuales, y pisos de 2, 3 y 4 habitaciones. En uno de esos últimos estoy yo, junto a Celia, una valenciana y dos chicas más, creo que alemanas. Una no ha llegado y la otra parece ausente/autista/más rara que un perro verde. Os enseñaré fotos de mi habitación y las zonas comunes en breves.

El jueves asaltamos IKEA y el LIDL, y conocí a tres canarias que viven por la zona y también van a mi escuela. Acabamos tan cansadas que no nos hubieran levantado ni con gato hidráulico.

El viernes yo tenía el Orientation Day, nos enseñaban cómo usar los ordenadores, el sistema de impresión, la wifi, la biblioteca, y comimos en el Mensa (comedor). Mi madre se quedó en casa organizando un montón de cosas (no ha habido manera de que se estuviera quieta) cosa que le agradeceré eternamente, aunque ahora me va a tocar reordenar para encontrarle mi “orden” al armario. Ella estaba por aquí como Pedro por su casa, y se vino con mi compañera de piso a la Universidad para comer, se volvió sola a la residencia, y tan feliz. ¡Es una campeona!

Después de comer fui con mis compañeros a visitar el Signal Iduna Park, o lo que es lo mismo el estadio del Borussia Dortmund, el equipo de la ciudad y actual Deutsche Maister de la Bundesliga (campeón de la liga de fútbol alemana, para entendernos). Descubrí que hay prisión para hooligans, donde los encierra la polizei si “molestan”; que aquí no tienen copas sino platos como trofeo de liga; y que también hay vestuarios espartanos. Nada de fotos para cada jugador ni pijadas varias, sólo una piscina de relajación, una sala para el fisio, y una bici estática. Eso sí, que vivan los asientos Recaro de los banquillos, ¡quiero uno pa’ los Reyes! Por la noche tuvimos fiesta de bienvenida en una de las mejores discotecas de Dortmund. A ver, yo pensaba que me había venido a Europa desde el Norte de África para disfrutar de los espacios sin humos, pero allí se la sopla a más de uno/a. Tiene varias salas (cosa que descubrí más tarde, cuando ya estaba hasta el moño de estar allí) y no pagas en el momento, sino a la salida. Te van picando una tarjeta según lo que hayas consumido (3.50€ una cerveza de 0,20cl) o usado en la discoteca (0.50€ el guardarropa). Volvimos a casa (el tren funciona toda la noche) y Celia se tomó de camino un Kebab ¡¡por 2€!!.

El sábado lo dedicamos a Dortmund, ya estaba bien de adecuar la casa. Primero fuimos a un mercado que ponen junto a la Universidad, tipo rastro/marcha verde. Allí se vende desde champú, pasando por fresas y terminando por animales disecados. Todo al aire libre, señora! A ebro, a ebro las bragas! Después tiramos para la ciudad, que la verdad, poco tiene, pero paseamos por el centro, vimos un montón de tiendas y lo más impactante, ¡había gente en la calle después de las 18h! Hay que decir que el Borussia jugaba (y perdió) esa tarde, pero aún habiendo terminado el partido, la gente salía de paseo. Y es que inexplicablemente, hacía un día estupendo de temperatura y ambiente. Por la noche habían organizado una barbacoa en mi residencia algunos Erasmus de mi universidad y vimos unos fuegos artificiales que daban pena, sin ser yo nada de cohetera.

Y ayer, a despedir a la mamma con lluvia y nubes. Por la tarde estuve en el Centro de Visitantes del Ruhr rapiñando folletos y mapas, maquinando viajes en la Estación de Tren y tomando café con unos cuantos, una excusa para aprovecharnos de la wifi gratis que a saber cuando tengo internet.

Ya estoy más o menos instalada, y creo que lista para empezar todo esto. Hoy es el primer día de clases, empezamos con “Intercultural Communication”, asignatura que daré toda esta semana porque el profe viene de USA y no van a pagarle 4 meses de estancia, lo concentran todo en 2 semanas a lo sumo. Espero que no se haga muy pesado dar todos los días lo mismo.

En estos días firmaré el contrato del piso, pagaré el primer mes, tendré internet –si son tan amables de ponérmelo-, pediré el billete mensual de transporte, me registraré en el Ayuntamiento y abriré una cuenta en el Sparkasse. Y espero pillar una bici…

Tchüss!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s